El Belén de Salzillo conviven personajes de la época presentes en la vida diaria y en el mundo castizo de comedias y sainetes. Une retratos increíblemente realistas, desde rudos pastores y gañanes con la refinada nobleza local.

El Belén de Salzillo es el nuevo nombre que se le ha dado a la Colección de Riquelme, un belén de más de 500 figuras humanas y animales, ademas de piezas arquitectónicas. Fue don Jesualdo Riquelme (Murcia, 1755-1798) perteneciente al patriarcado de Murcia, quien le hizo el encargo a Salzillo, disfrutaba de su Belén en su aristócrata mansión y lo exponía en Navidades en la Parroquia de San Nicolas de esta ciudad.

Las figuras miden alrededor de 30 cm. La técnica, conocida con detalle por la restauración efectuada, revela el empleo de arcilla blanca y roja y alguna pieza puntual es de madera. Los ojos son de cristal unas veces y otras van pintados. El Belén fue proseguido por su discípulo Roque López El Belén de Salzillo se basa en los Evangelios de San Mateo y San Lucas y respeta la cronología desde la Anunciación hasta la Huida a Egipto.

Se dice que Salzillo daba cobijo en su casa a mendigos a cambio de que posaran para el y por eso no extraña que su Belén sea un espejo de las costumbres de la época y un rico muestrario de oficios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies